Corpus Christi


En el año 1238, tuvo lugar el Santísimo Misterio de los Sagrados Corporales de Daroca, un primer milagro eucarístico.
En el año 1263, el sacerdote Pedro de Praga se detuvo en la Basílica de Santa Cristina de Bolsena, Italia, para celebrar la Santa Misa. Dudaba en ese momento de la presencia real de Cristo en la Hostia consagrada. Al pronunciar las palabras de  la consagración comenzó, comenzó a salir sangre de la Hostia, sus manos, el altar y el corporal quedaron salpicados. Al año siguiente el Papa Urbano IV instauró la fiesta Eucaristía, "el maravilloso e inacabable misterio, la fiesta del Corpus Christi”.
En la Fiesta del Corpus Christi la iglesia revive el misterio del Jueves Santo a la luz de la Resurrección. El don de la Eucaristía, instituida en el Cenáculo se realiza en plenitud: Jesús da realmente su cuerpo y su sangre. Se convierte en pan vivo. Verdadero maná, alimento inagotable a lo largo de los siglos. La fuerza del sacramento de la Eucaristía va más allá de nuestras iglesias. "En este sacramento, el Señor está siempre en camino hacia el mundo. Este aspecto universal de la presencia eucarística se aprecia en la procesión de la fiesta del Corpus. Llevamos a  Cristo, presente en la figura del pan por las calles de la ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida diaria a su bendición" (Benedicto XVI, 2005)
Este año, debido al covid-19, no habrá procesiones, pero desde los sagrarios y los corazones pidamos al Señor por todos los afectados y la desaparición de la pandemia.
Y que Jesús eucaristía nos bendiga con su amor vivo y profundo.

0 comentarios:

Calendario Parroquial
Saludo del Párroco