Anunciamos lo vivido


CARTA DE LOS OBISPOS DE LAS DIÓCESIS ARAGONESAS CON MOTIVO DEL “DÍA DE LA EDUCACIÓN EN LA FE”

Eso que hemos visto y oído, os lo anunciamos” (1 Jn 1,3) 
Queridos catequistas, profesores, animadores y acompañantes de personas, grupos y comunidades en el camino espiritual de la fe:
            Con el primer domingo de octubre llega el “Día de la Educación en la Fe”, que la Iglesia en Aragón celebra con intensa alegría en el contexto del Mes Misionero Extraordinario. A la luz del lema de este año (“Eso que hemos visto y oído, os lo anunciamos”) compartimos con vosotros las siguientes consideraciones:
         1) La mirada es uno de los rasgos que caracterizan a los catequistas. Catequista es la persona experta en el arte de comunicar lo que ve, oye y vive. Según el Directorio General para la Catequesis, “la cima y el centro de la formación de catequistas es la aptitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico” (DGC 235).
            La formación tiene como objetivo capacitar a los catequistas para transmitir el Evangelio; es decir, que el catequista sea lo más apto posible para realizar un acto de comunicación.
            2) El único modo de aprender y transmitir la Alianza que Dios establece con la humanidad es oír con atención, con oído atento y diligente. Esto solamente se logra cuando se cultiva la capacidad de escucha. El catequista comparte preguntas y búsquedas y se pone en camino. Sus oídos se abren a una inédita narración de amor que se hace vida en Jesucristo.  
            3) El 12 de marzo de 2005 escribió el entonces cardenal Jorge Bergoglio: “si algo es propio del catequista es reconocerse como el hombre y la mujer que "anuncia"”. Y añadía: “(anunciar) es más que decir algo, que contar algo. Es más que enseñar algo. Anunciar es afirmar, gritar, comunicar, es transmitir con toda la vida. Es acercarle al otro su propio acto de fe, que por ser totalizador se hace gesto, palabra, visita comunión… Y anunciamos no un mensaje frío o un simple cuerpo doctrinal. Anunciamos ante todo una Persona, un acontecimiento. Cristo nos ama y ha dado su vida por nosotros (cf. Ef 2,1-9)”.
            El cardenal de Buenos Aires seguía diciendo que el catequista “anuncia y testifica una certeza: que Cristo ha resucitado y está vivo en medio de nosotros (cf. Hch 10,34-44). El catequista ofrece su tiempo su corazón, sus dones y su creatividad para que esta certeza se haga vida en el otro, para que el proyecto de Dios se haga historia en el otro. Es propio también del catequista que este anuncio que tiene como centro a una persona, Cristo, se haga también anuncio de su mensaje, de sus enseñanzas, de su doctrina”.
            4) En la catequesis, como educación en la fe, es decisivo el testimonio. El catequista se reconoce llamado y enviado por la Iglesia para dar testimonio. El testigo ha visto y oído algo y lo quiere contar, narrar, comunicar. El catequista ha contemplado el rostro de Cristo y ha escuchado sus palabras. El encuentro personal con el Señor da credibilidad a lo que dice, a lo que es y a lo que hace.
El catequista anuncia: ¡Jesús es el Señor!, y acompaña de un modo gradual y pedagógico a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos a conocer y amar a Dios, a entrar en su intimidad. De este modo, les va iniciando en los sacramentos y en la vida del discípulo.
5) Queridos catequistas: os agradecemos vuestra disponibilidad, vuestra generosidad, vuestra paciencia, vuestra perseverancia. Sabemos que, en ocasiones, os sentís cuestionados, perplejos y solos. Pero no os sintáis abatidos o desilusionados. Haced memoria del actuar de Dios en vuestras vidas. El Señor convierte vuestra historia personal en historia de salvación.
Los catequistas sabéis acompasar el latido de vuestro corazón con el de los que os rodean. Sabéis de ritmos distintos y estáis abiertos a los nuevos desafíos de nuestro complejo mundo.
Pedimos a la Bienaventurada Virgen del Pilar, que anunció con su vida lo que vio y oyó, que interceda por todos vosotros para que continuéis siendo testigos convencidos y convincentes y buenos pedagogos que forméis los corazones en la vida de fe.
Recibid nuestra gratitud y nuestro afecto, junto con nuestra bendición.

+ D. Vicente Jiménez Zamora, Arzobispo de Zaragoza
+ D. Julián Ruiz Martorell, Obispo de Huesca y de Jaca
+ D. Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona
+ D. Ángel-Javier Pérez Pueyo, Obispo de Barbastro-Monzón
 + D. Antonio Gómez Cantero, Obispo de Teruel y Albarracín


Misioneros extraordinarios


En 2019 se cumplen 100 años de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV. Para celebrar este centenario, el Papa Francisco ha convocado un Mes Misionero Extraordinario (MME) en octubre de 2019. Con él, el Santo Padre quiere despertar la conciencia de la misión ad gentes y retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio de todos los bautizados.
“Es mi intención promover un Mes Misionero Extraordinario en octubre de 2019, con el fin de alimentar el ardor de la actividad evangelizadora de la Iglesia ad gentes” dijo el Papa Francisco en el Ángelus del domingo 22 de octubre, coincidiendo con la Jornada Mundial de las Misiones 2017. Anteriormente, en la Asamblea de las Obras Misionales Pontificias, había dado las claves de lo que será este Mes Misionero Extraordinario.

Recuerdo de Torreciudad


En la “Hoja Parroquial” de marzo de 2008 que ha caído en mis manos, leo esta noticia: “El Pilar, Torreciudad, Lourdes, y Montserrat. Cuatro Santuarios trazan una Ruta Mariana”. A continuación habla de estos cuatro santuarios como los más importantes del Pirineo Central en un radio de unos 300 Km. Constituyéndose en la “Asociación Ruta Mariana”, cuya iniciativa  tiene como objetivo poner en alza estos importantes centros de peregrinación.
Lo que fue noticia hace 11 años, me hizo  recordar la visita que hice con unos amigos a uno de esos cuatro santuarios, Torreciudad. Fue a principios de agosto en un día espléndido lleno de luz y agradables paisajes.
Hacía algunos años que había estado en este santuario y volver a entrar en él y ver la imagen de la Virgen,  me hizo sentir una gran emoción. No es de extrañar que la Madre produzca estos sentimientos. Ella, trono de Sabiduría, sedente  con el Niño Jesús en su regazo, nos lo presenta como invitándonos a hacer lo que Él nos diga.
La imagen es una talla románica que fue entronizada en 1085 en la ermita situada en plena naturaleza y muy cerca de una torre de vigilancia de la época árabe: Turris Civitatis, torre de la ciudad, de ahí su nombre, Torreciudad.
Durante más de 10 siglos las gentes han ido, y siguen yendo, a pedir, a la Virgen su ayuda, su consuelo, su protección y a darle gracias por los favores recibidos. Una de tantas familias que acudieron a dar gracias, fueron los padres de José María, un niño de dos años que acudieron a la ermita a dar gracias a la Virgen por la curación de una grave enfermedad que había padecido su hijo. Este niño, San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, fue el que más tarde, lograría llevar a cabo la construcción del emblemático santuario mariano como otra inmensa acción de gracias a la Virgen María.

Hoy los fieles continúan visitándola en Torreciudad, lugar de intercesión, agradecimiento y peregrinación. Lugar en el que la Virgen sigue derramando sus favores. Lugar de fe, espiritualidad y paz en un entorno natural de gran serenidad y belleza.                         


Hombre sencillo

El pasado 10 de Septiembre fue entrevistado nuestro Arzobispo de Zaragoza D. Vicente Jiménez Zamora por el periodista D. Carlos Herrera, en esta entrevista que podemos escuchar completa pinchando en el enlace que hay debajo de la foto, comprobaremos una vez más la calidad y calidez de nuestro querido arzobispo.











Pincha aquí y verás la entrevista completa

Predicación y pincel


En el Museo del Prado y hasta el 15 de septiembre se puede admirar una magnífica exposición con el sello del primer Renacimiento florentino (1420-1430). Se trata de “Fray Angélico y los inicios del Renacimiento en Florencia”. Se pueden contemplar 40 obras de Fray Angélico, siendo La Anunciación la obra sobre la que gira la exposición del maestro dominico. Él contaba 25 años cuando pintó la tabla de La Anunciación para el retablo del convento de Santo Domingo en Fiésole (Florencia).
Fray Angélico nació en el valle de Mugello, en la Toscana Italiana, en torno al año 1400. Se sentía atraído por las artes, a los 17 años comienza como aprendiz en el taller de Florencia. En estos años siente la vocación religiosa, ingresa en el convento de Santo Domingo de Fiésole. Conjuga perfectamente la vida religiosa dominicana, el estudio de la teología escolástica y sus primeras pinturas. En el mismo convento monta el taller y el estudio de arte. El  joven teólogo maneja el pincel con facilidad para sus obras al fresco en las tablas de la Anunciación (en el Prado), La Coronación de la Virgen (en el Louvre) y en la iglesia de su convento.
A partir de su ordenación sacerdotal Fray Angélico se servirá “del arte pictórico para predicar, como un auténtico humanista cristiano”. Con él surge un “modo nuevo de hacer teología” y que “proclama el Evangelio no solo con la palabra de su boca, sino, sobre todo, con el pincel de su mano desde “el púlpito” de su taller.
Fray Angélico es pintor del “Humanismo cristiano”. Como buen discípulo de Santo Tomás de Aquino, parte de la naturaleza creada y se remonta hasta su Creador. Esta visión de la naturaleza y del mundo es la gran aportación que hace al movimiento renacentista como lo podemos admirar en la Anunciación del Prado.
La escena de la Anunciación de Fray Angélico, es de una belleza tan  serena y luminosa, que invita a contemplar y entrar en el momento que tan admirablemente plasmó y predicó con sus pinceles. 

Fuente: Ecclesia   


Dibujo y Evangelio


Todos los años, finalizado el curso escolar y organizado por la Comisión Regional de Catequistas de Aragón, da comienzo la Escuela de Verano para catequistas en Peralta de la Sal, 90 Asistentes durante los días 5,6 y 7 fueron acompañados por los responsables de las diferentes Delegaciones de Catequesis,  por el obispo de Jaca y Huesca, don Julián Ruiz y por el obispo de Barbastro, don Ángel Pérez. Cada año las actividades giran en torno a un tema central y el de este año, trató sobre “la Alegría de  Anunciar”. Todo con la finalidad de profundizar en la vocación y misión del catequista, revalorizar la dimensión festiva de la catequesis y conocer los recursos metodológicos para la catequesis. Y se vivió  esto a través de sesiones como, “La alegría de ser familia”, “La alegría de conocer y seguir a Jesús”, “Vivamos en fiesta” y “La mayor celebración”.  Los participantes en la Escuela de Verano contaron con la presencia del ilustrador Fano, profesor de religión, director de un colegio marginal de Málaga y padre de familia que dice de sí mismo: “No soy un dibujante cristiano, sino un cristiano que dibuja”, pero que tiene el arte y el don de saber poner un milagro, una parábola o un mensaje del evangelio en un dibujo. Preguntado sobre qué mensaje es el principal, dado que hay que evangelizar con la catequesis, sugiere, “que hay que centrarse en Jesús, hay que enseñar con Jesús, orar con Jesús y querer ser como Jesús. Él es el centro”.  También: “Me gustaría que mis dibujos suscitaran un encuentro y que dieran ganas de leer ese libro que se llama Evangelio”  Responde al preguntarle de qué estamos hoy más necesitados: “De tener un sentido de saber que Dios me quiere, es lo más precioso que tengo y esto me da sentido”.                    

Es el resumen de unas jornadas vividas por catequistas, sacerdotes, religiosas/os, animadores y educadores en la fe en una gozosa y alegre Escuela de Verano para catequistas.


Noticias del GOA

Bodas de oro de los Grupos de Oración y Amistad.
Fundados en 1969 por quien después sería obispo de Segorbe-Castellón, José María Cases Deordal (1919-2002), en la víspera y en la fiesta de Pentecostés, en Castellón, hubo una jornada de acción de gracias para los participantes en los grupos. La cita fue en el seminario Mater Dei. Junto a las celebraciones litúrgicas, hubo una conferencia a cargo del carmelita descalzo Maximiliano Erraiz. También se proyectó un vídeo sobre el fundador, la trayectoria de los Grupos de Oración y Amistad y varios testimonios. La misa central de la efeméride fue presidida por el actual obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente. Los GOA nacieron en Girona y posteriormente se fueron difundiendo por otros lugares de España y en otros países como México, Bolivia, Chile e Italia.
Fuente: Ecclesia.


Lugar de esperanza

 "Hoy es un día de acción de gracias para nuestra iglesia de Zaragoza porque 2 jóvenes de nuestra comunidad parroquial, Lidia y Manuel, van a ser enviados por   Cáritas, junto a otros jóvenes españoles, a un campo de trabajo en un poblado cristiano de Palestina, para trabajar por la paz, la justicia y la dignidad de nuestros hermanos cristianos de Palestina." Con esta monición de entrada comenzaba la misa de Envío de estos jóvenes. Ella catequista de la parroquia Presentación de la Virgen y él perteneciente al Movimiento Familiar Cristiano, van  a participar en el proyecto, Iniciativa por la Paz, que llevan a cabo Cáritas Española en colaboración con Cáritas Palestina.
Los jóvenes cristianos palestinos viven una situación crítica y piden  a la Iglesia que no se les deje solos. Los jóvenes que les visitan darán testimonio de paz, cercanía, ayudando y conviviendo en fraternidad. Para ello, todos los jóvenes españoles tuvieron un encuentro de formación en Valencia, donde  les explicaron la historia de Palestina y su cultura para conocer el país al que van y a todo el grupo que viajará a dicho país.
Desde nuestra comunidad parroquial, les deseamos que esta misión apostólica a la que han sido llamados por el Señor, se convierta en un lugar donde nazca la esperanza y la ilusión para los jóvenes cristianos palestinos con los que van a convivir durante unos días.

Mujeres extraordinarias

El día 8 del pasado mes de marzo, como todos recordamos, se celebró el Día Internacional de la Mujer. Al margen de manifestaciones, apariciones y comentarios en redes sociales y medios de comunicación, me viene a la memoria el Boletín de la Fundación Pontificia, Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN).
Dicho Boletín, desde su sencillez nos muestra la labor de unas pocas mujeres, "mujeres extraordinarias", cómo lleva por título la publicación. Las cuatro religiosas que aparecen en él nos ofrecen sus testimonios. 
Son una pequeña representación de las "más de 660.000 mujeres que dan su vida a Dios, en la oración y la entrega a los demás" según ACN.
 La Hna. Klara Svideska de Ucrania, era una médico feliz y divertida que le pedía a Dios "un buen marido, muchos hijos y una gran familia pero me dio a Jesús como esposo". Y desde su monasterio contemplativo da este consejo: "La gente debería leer la Biblia más a menudo, escuchar a Dios, enamorarse de Él", y esta afirmación: "nuestras oraciones nos conectan con el mundo entero. Esta es nuestra vocación".
Desde Sierra Leona la Hna. Mary Colum dice que cuando las Misioneras Clarisas del Santísimo Sacramento llegaron a Lunsar en 1960, las cosas cambiaron, porque "la escuela era para hombres, no para niñas". 
Entonces las religiosas visitaron a las familias para que sus hijas fueran a la escuela. Ella "admiraba cómo las hermanas se sacrificaban por la gente. Hoy yo soy religiosa", comenta. En la actualidad ayudan a formarse a 3.000 niñas y mujeres adultas.
Hna. Sania Jriej de Siria, da su testimonio como religiosa del Sagrado Corazón de Jesús. Ella dirige una escuela para niños con discapacidad mental en Siria, un país tan golpeado por la guerra y donde afirma que tienen "que ayudar a reparar no solo la destrucción externa sino también el daño dentro de los corazones de las personas. Con nuestro servicio y el apoyo en Dios tratamos de que la gente recupere la esperanza".
En Perú, la Hna. Mari Graciana de las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima se dedica a acompañar a personas en situaciones difíciles. Ella y las hermanas tienen que viajar muchas horas para llevarles felicidad y esperanza. En la región montañosa no hay ningún sacerdote. Con un permiso especial del Papa celebran el sacramento del matrimonio, del bautismo y distribuyen la Comunión. "La vida de la gente en las montañas es muy dura. Por eso estamos aquí" asegura la hermana.
Estas mujeres extraordinarias, "consuelan, curan, enseñan y rezan sin esperar nada a cambio porque se saben mensajeras del Amor con mayúsculas" y como dice el Papa Francisco, donde están ellas, hay alegría.

Calendario Parroquial
Saludo del Párroco